Translate

miércoles, 24 de abril de 2019

Los múltiples niveles de Despertar

Al contrario de lo que se imaginan algunas personas, no existe sólo una forma de Despertar, un único nivel de Realización.

Las palabras "Realización" y "Despertar" se utilizan como equivalentes.

Incluso se puede decir que los términos "Despertar" y "Realización espiritual" son términos genéricos.

"¡Me he Despertado! ¡Me he Despertado proclaman algunos!"

Y aquí están haciendo conferencias y escribiendo libros.

¡Enhorabuena!

Pero queridos amigos, ¿os habéis  Despertado a qué?

O en otras palabras:

"¿Cuál es vuestro nivel de Realización?"

He aquí una pregunta que chocará a ciertos "recién Despiertos", porque su experiencia es tan sublime que a veces ni siquiera conciben que pueda haber formas de Despertar superior y que, lejos de estar en la cima de la montaña, sólo han llegado a una repisa que les ofrece una hermosa vista del valle que se extiende a sus pies.

Un poco de humildad no hace daño a nadie.

Es importante que los que Despierten puedan hacerse una "imagen exacta" de su experiencia y situarla en la jerarquía de los "estados espirituales " que es posible alcanzar.
Pero tal perspectiva sólo es posible en un marco tradicional, que falta precisamente a los heterodoxos gnósticos.

La primera respuesta a la pregunta que se ha planteado es la siguiente:

El hecho de que haya diferentes niveles de Realización explica algunas contradicciones aparentes entre las enseñanzas de los Despiertos, porque lo que es verdadero a un cierto nivel puede dejar de serlo en otro nivel; por otro lado, algunas personas con un nivel de Realización inferior pueden enseñar una mezcla de error y de Verdad.

Algunos se preguntarán en que consisten los niveles de Despertar de los cuales hablamos. Daremos, sin pretensión exhaustiva, una breve reseña sobre el tema. Cada Despertar corresponde a un Conocimiento, a una Gnosis vivida en lo más profundo de uno mismo y es de Gnosis de que vamos a hablar.

- La Gnosis trascendental se caracteriza por un Despertar a nuestra verdadera Naturaleza, que está más allá del cuerpo y de la mente. Es la experiencia de la Libertad eterna. Nada nos toca, nada nos afecta. Somos la pura Conciencia beatífica que percibe el instante presente.

- La Gnosis englobante es un Despertar a la unidad que nos une con todos los seres y todas las cosas del mundo. Todo lo que sucede en el mundo, todo lo que hacemos a los demás resuena en nosotros, porque ya no hay "otros", sino sólo una multiplicidad de aspectos, de facetas de nuestra identidad cósmica.

- La Suprema Gnosis sin conceptos es muy difícil de describir, porque se trata de la vivencia de una inefabilidad que supera infinitamente lo que se puede decir sobre las dos Gnosis anteriores. Por otra parte, la Suprema Gnosis (Prajnâ) es un total despojamiento en el que no hay ningún conocimiento, ningún saber, porque se encuentra más allá del Conocimiento y de la ignorancia.

- Sin embargo, la suprema Gnosis es una experiencia de inefabilidad que está en la Conciencia. Existe un Despertar muchísimo más profundo, de una profundidad inconmensurable, en el cual los conceptos de Conciencia y de inconsciencia, de Ser y No-Ser quedan superados. Para permanecer en esta vivencia, hay que cruzar abismos, y en este Despertar la vida humana no es más que un pequeño destello de luz en la superficie.

- La obtención de los cuatro niveles de los cuales acabamos de hablar descansa sobre los pasos interiores humanos, en una aprehensión que moviliza la voluntad. Lo que llamamos el "Estado natural", que también se llama "Estado sin estados", ya que está más allá de todas las vivencias humanas, se sitúa mucho más allá. En él somos lo que somos desde siempre, sin ninguna posibilidad de obtención o de pérdida.

He aquí un vistazo de lo que queremos decir con: niveles de Despertar

Algunos podrán apoderarse de las palabras para atribuírselas. ¡Poco importa! El mentiroso sólo se engaña a sí mismo.

Las personas sinceras podrán entender la inmensidad del camino que les queda por recorrer.

Los timoratos podrán asustarse, no sin razón, ya que las vivencias más altas están tan lejos de lo que conocen ahora que no van a encontrar nada en ellos que quiera tales "estados".

¡Qué importa!

Las cosas son así.

La llamada de lo Absoluto proviene de una fascinación inexplicable.

Si esta llamada no resuena en vosotros, ¿por qué estáis leyendo esto?

Buscar en este blog