Translate

viernes, 25 de mayo de 2018

La naturaleza de la iniciación


- Definición de la iniciación.
Una iniciación, es una introducción, un aprendizaje.
A nivel espiritual, es recibir una enseñanza liberadora que no se transmite más que de manera individual.  
Recibir la iniciación, es beneficiarse de la transmisión de las diferentes etapas de la práctica que proponemos. 
Con nosotros, no hay una serie de de iniciaciones, como es el caso en ciertas escuelas tradicionales. Sólo hay una iniciación, puesto que el uso de este término designa la recepción de la transmisión del conjunto de la jerarquía de las etapas y de las enseñanzas que permiten la progresión espiritual del practicante.  

- Carácter temporal de la iniciación. 
La iniciación es una transmisión espiritual que dura un número de años limitado. El carácter temporal de la iniciación distingue radicalmente ésta de las múltiples adhesiones espirituales que son adhesiones de por vida.
La recepción iniciática acaba con la transmisión de la última etapa de la iniciación. 

- Simbolismo del segundo nacimiento. 
La iniciación es temporal, porque tiene por objetivo introducir la persona que la recibe en un nuevo « estado de ser », en una vivencia interior particular, que llamamos simbólicamente «segundo nacimiento», porque se trata de la emergencia en una aprehensión radicalmente diferente de la vida humana.
En esta obtención de este « segundo nacimiento », el diálogo espiritual juega un papel importante, porque constituye una mayéutica, un alumbramiento espiritual que permite el descubrimiento en uno mismo de las Verdades de la enseñanza.
Quien ha recibido la iniciación se torna un « dos veces nacido ». Su primer nacimiento era un nacimiento físico, el segundo es un nacimiento espiritual.
Pero resulta importante distinguir el “segundo nacimiento”, otorgado de manera meramente simbólica por unas iniciaciones rituales, del segundo nacimiento del cual hablamos, que se caracteriza por una capacidad de vivencia interior. 

- Ausencia de innovación.  
Ninguna innovación, nada nuevo, ni misterioso o extraordinario, en la enseñanza transmitida. Unas “comprensiones profundas” que modifican la estructura conceptual a través de la cual aprehendemos el mundo, antes de librarnos de la totalidad de los condicionamientos intelectuales, unas “tomas de consciencia” que nos encaminan hacia la constatación de una evidencia sublime. La evidencia de nuestras eternas libertad, felicidad y trascendencia.
¡Ojalá ESO pueda ser vivido por todos, sin esperar! 

Buscar en este blog