Translate

DESPERTAR

La piedra angular de la Realización espiritual reside en lo siguiente: Vivir al nivel de nuestra verdadera naturaleza. No te entretengas en lo que es exterior a ti mismo. Permanece consciente de lo
que eres.

Somos la Consciencia eterna. Recordarlo y sentirlo interiormente es estar Despierto.

Es muy sencillo. Basta con tomar consciencia y mantener nuestra presencia a ese nivel. Es decir, en su propio nivel original. Sentir en nosotros la presencia de la Consciencia Transcendente, y contemplar las cosas a partir de ese punto de vista transcendente.

Debemos hacer que se manifieste el Despertar en nuestra vida cotidiana, durante nuestras actividades cotidianas. El Despertar no debe quedar en una panacea alcanzada en raros momentos de aislamiento e interiorización. El Despertar debe descender a la vida de todos los días. A la mente le gustaría que esto fuera imposible o muy difícil, y algunos se dejan engañar por el espejismo autosugestivo de una dificultad ilusoria. Desafortunadamente para la pequeña mente, el Despertar es muy fácil de percibir. Por otra parte es lógico que así sea, ya que estar Despierto no es algo a conquistar, es simplemente ser conscientes de lo que somos. Esto no exige ningún esfuerzo, los esfuerzos son cosas de la mente.

Es la mente la que se esmera en construir toda una estructura ficticia para esconder nuestra realidad, haciendo de nosotros sus víctimas. Creer que el Despertar es difícil de conseguir, es seguir siendo presa de la mente. Comprender que es el resultado de un movimiento interior muy simple, es saltar al otro lado del muro erigido por la mente y encontrar la pureza de los orígenes.

El Despertar no es una sugestión. Es una realidad viva. No producimos un nuevo estado. Simplemente libramos a nuestra consciencia del velo que le permitía percibir su propia Realidad. Para Despertar no hace falta añadir nada, al contrario, debemos retirarlo todo. No se trata de representarse mentalmente lo que puede ser el Despertar, y deleitarse después con esta representación. Debemos percibir el Despertar, y para el debutante, es una realidad sutil, que a veces se manifiesta y a veces se nos va de entre las manos.

El fin es percibir el mundo a través del Despertar, o para decirlo en otras palabras, vivir Despierto en este mundo.

El Despertar es un estado de consciencia que se manifiesta sin esfuerzos voluntarios, es un silencioso desgarro de la mente. Para que pueda surgir basta, sea cual fuere la actividad que realizamos, con sentir que nosotros somos la silenciosa Consciencia que permanece pasivamente espectadora. La actividad continua desarrollándose, el tiempo sigue su camino, la mente trabaja y emite pensamientos, la boca puede hablar o el cuerpo moverse, pero al fondo, la Consciencia intemporal es percibida. La percepción de su presencia da una dimensión radicalmente diferente a todo lo que se percibe. Su inconmensurable silencio sumerge toda posibilidad de agitación interior. La paz más profunda nos es dada.

Estar despierto es revolucionar nuestra mirada. Una indescriptible y sutil diferencia en nuestra percepción de las cosas se manifiesta en el Despertar. Ya no deseamos nada, este estado contiene una plenitud total. Sabemos que ya no hay nada que conseguir. El comienzo y el fin del Universo encuentran su justificación más allá de las palabras y de los pensamientos.

Todo ha sido trastocado sin violencia. Los viejos valores dejan de tener importancia. Las viejas esperanzas se diluyen. Mueren las viejas angustias. El Despertar, en su simplicidad, engendra una transformación total. Es el abandono de las limitaciones ordinarias, la apertura a un estado nuevo e ilimitado.

Estar Despierto es de una sencillez extraordinaria. Es lo que sucede cada vez que, al recordar el Despertar, abandonamos nuestro viejo estado de espíritu. No hay nada que debamos crear, nada en lo que participar. Mira tranquilamente lo que te rodea, no siendo más que esa mirada. Sumérgete en ella. Siente que eres la consciencia que percibe, la consciencia que percibe lo que te rodea, y que percibe al hombre vivir. Siéntelo realmente. Siente cómo se establece de ese modo una cierta distancia entre tú y las cosas. Deja de estar insertado en el mundo. Eres la consciencia espectadora, eternamente libre. Siente crecer a tu consciencia personal hasta el infinito y fusionarse con él, permaneciendo en él de una forma integral. Nada de sueños, de pasado o de futuro. Sólo la totalidad del presente subsiste, y ese presente es eterno, sin dimensiones ni límites. Toda clase de proyecciones mentales han quedado muy lejos, olvidadas en un pasado de ignorancia que no fue más que un sueño. La inmensa libertad y la alegría son una Realidad viva. Es el Despertar.

Comentarios